Las algas

Cultivo de Algas (alguicultura)

Cultivo de Algas (alguicultura)

Las algas comestibles se han ganado un sitio en nuestras cocinas, formando parte de atractivas recetas y aportando un toque de sabor natural (y sano) a infinidad de platos. Aunque obviamente no todas se pueden comer, sí hay algunas que cualquier amante de la cocina de hoy debe conocer si quiere sorprender a sus invitados con una propuesta inesperada. Es el caso del alga del sushi (o nori), el kombu, la lechuga de mar o la palmaria palmata, entre muchas otras.

¿Qué son las algas?

Las algas no son ni hongos, ni animales ni plantas. Se engloban dentro del reino protista, y las hay de tres tipos: verdes, rojas y pardas. Esta diferenciación entre ellas depende de la profundidad del agua en la que crezcan. En efecto, la profundidad determina la pigmentación de las algas. Por ejemplo, las algas verdes contienen mucha clorofila y crecen cerca de la superficie. En cambio, las pardas y rojas, gracias a su pigmentación oscura, pueden hacer la fotosíntesis a mayor profundidad, ya que consiguen llevar a cabo este proceso con una luz más tenue. Se conocen aproximadamente 50 tipos de algas con aplicación gastronómica.

Secado de algas (nori)

¿Qué propiedades tienen las algas?

Son muchas las propiedades beneficiosas para la salud de las algas comestibles. Y es que no solo pueden ser un ingrediente delicioso, sino que vienen cargadas de nutrientes y vitaminas que no deben faltar en nuestro organismo.


  • Contienen DHA en abundancia, un ácido graso presente también en el pescado azul. En el caso de las algas, se obtiene cuando se consumen a modo de suplemento.

  • Son ricas en vitaminas de los grupos A, B, C, D, E y K.
  • Contienen una alta dosis de minerales como el calcio, el hierro y el yodo (este último no es recomendable en exceso para mujeres embarazadas o niños.
  • Son ricas en fibra alimentaria, lo cual favorece la digestión. Además, tienen efectos depurativos sobre el organismo, actuando contra metales pesados y toxinas.
  • Presentan un índice muy escaso de calorías, por lo que resultan muy adecuadas para personas que estén a dieta.
  • Son una fuente de proteínas de calidad y aminoácidos esenciales.

Alga kombu (Laminaria Ochrooleuca), una de las más consumidas en el mundo

Principales usos en alimentación

Hay diversos modos de consumir las algas. La manera más habitual de presentarlas y comerlas es deshidratadas. Esto es así gracias a la facilidad de almacenamiento y la conservación durante mucho tiempo de sus propiedades.

Las algas deshidratadas se rehidratan con agua para su consumo, y en algunos casos se cuecen. Además, se consumen también frescas en sal. En este caso basta con enjuagar el exceso de sal antes de comerlas. (ver: consejos de preparación.)

También es habitual verlas en polvo, sobre todo para sazonar platos como ensaladas. Por supuesto, existen también algas en cápsulas como la espirulina que resultan muy cómodas a modo de complemento alimenticio.

Tipos de algas

Entre las algas más conocidas tenemos el alga nori, kombuwakame, o agar – agar.

Descubre más aquí: Tipos de algas